Pasadizos

En uno y otro caso, el amor es un alcázar con pasadizos secretos por donde suelen extraviarse nuestras almas. Gonzalo Fragui(1960)

sábado, septiembre 23, 2006

Santa Cruz: tú y yo


Una vez mordido el anzuelo, ya estás en la vida. Y aquí, adentro, en el hemisferio sur (que es el que te ha tocado en suerte) gira de una manera vertiginosa la savia ardiente, venenosa y umbilical que llamamos ‘el deseo’. A partir de ese mágico momento ya nada satisface, ni la luna al fondo del cielo, con su circunferencia gigante, ni las luciérnagas despreocupadas de ser estrellas taciturnas que buscan iluminar perdidos escarabajos en celo tras de alguna hoja de brunnera ‘Jack Frost’, que en Bolivia llamamos “Hoja de Eva” por ser grande y arropadora y que ondea sin rubor en los jardines.

El deseo es el motor de la vida.

He caminado con gran alegría la Uruguay - Argomosa, y he disfrutado de pasar bajo los árboles de su parque, que nadie parece visitar. Para mí, desde el sendero que es parte de su jardín, este parque, como cada uno de los fragmentos de la ciudad que abarcan en esencia toda ella, es un milagro. Santa Cruz de la Sierra me muestra su vitalidad, y aun los toborochis hoy silenciosos de flores, guardan en sus formas esa energía que todos buscamos desesperadamente para expresarnos, la energía de vivir.

Y entre el deseo que bulle y la ciudad que me mira, resucito señalado para ser un hombre más de la fiesta.

6 Comments:

  • At 10:46 p. m., Blogger jorge angel said…

    te tomás tu tiempo entre post y post, pero qué gusto leerte.

    abrazos

     
  • At 12:24 p. m., Blogger CAPSULA DEL TIEMPO said…

    Será que las flores de los toborochis de la Uruguay de verdad tienen un perfume que embruja a los extranjeros (e incluyo a todos los que no son de esta tierra) y los hace desear no querer irse nunca más? Hasta el momento te cuento que he comprobado esa teoría con muchas personas. Voy a ver si es sigue funcionando esto ahora que los toborochis andan silenciosos de flores...

     
  • At 4:39 p. m., Blogger Oruro Nogales said…

    Cásula del tiempo: El silencio de las flores del toborochi es el verdadero jardín de la primavera. Muy bello!

     
  • At 9:41 p. m., Blogger Tita said…

    ES UN PLACER COMENZAR A LEER LO BUENO QUE ESCRIBES...ADELANTE...AUN PUEDES DAR MAS..

     
  • At 4:45 p. m., Blogger Alejandra... said…

    me dio una gran nostalgia leer este post, la verdad yo vivia por la Uruguay y Beni, hoy vivo en Suiza, igual hay demasiadas flores aca, pero ninguna como en nuestra querida Santa Cruz. Al mirar un toborochi con sus flores se me desgarra el corazon de sentimientos de tristeza y de nostalgia, por q cuando estaba alla pasaban desapercibidos para mi, pero ahora desde aca lejos se me estremece el cuerpo de ver tanta belleza que existe en Santa Cruz de la Sierra......

     
  • At 6:55 p. m., Blogger la mujer habitada said…

    Tu post a Santa Cruz está precioso, lo voy leyendo dos veces ya.
    Me encanta su simbiosis con el deseo.

    Un abrazo, hasta el próximo post.

     

Publicar un comentario

<< Home